Apuntes Valentina Salgues 3

¿Salgues o Salgués?

Desde la calle Rincón 665 hasta la puerta de la Ciudadela, fue muy esquivo convencerme que mi apellido no tuviese tilde en la letra E. “¿Salgués o Salgues?”, iba pensando reiteradamente mientras caminaba.
Pues, en Rincón 665 se ubica el DNIC, y la señorita que me atendió me mostró la partida de Nacimiento donde ni mi abuelo tiene el apellido con tilde.
Me fui del DNIC caminando hacia Ciudadela, empecinada, molesta, dándole la espalda a la realidad completamente, porque yo soy Salgués, con tilde en la E. Este hecho me hizo temblar bastante el mundo y mis piernas.
Exactamente en la puerta de la Ciudadela vi un mimo muy blanco, mis ojos brillaron, me largué corriendo, y con mis manos, apretándole la cintura, le eché un susto por la espalda. Y así, había conllevado todos esos pálidos sentimientos en la más astuta picardía de todo el día. Me sentí muy Salgués Penza. Me sentí acentuada en la letra E firmemente.
Pero, me fue inevitable gritarle y advertirle al mimo, haciendo un eco hasta en las personas más apáticas que rodeaban el lugar. - “¡Che, mimo, nunca des la espalda a nada ni a nadie, pues te pueden llegar hacer temblar el mundo, y hacer dudar de tu arduo fingimiento de estar tranquilo y paralítico!” El mimo se recostó contra una pared y comenzó a llorar.
Allí fue cuando él se llenó la gorra.
Y yo de acentuada felicidad, en la letra E.
Mi bisabuelo no fue muy feliz, ya que fue castigado por su padre, obligado a marchar a América. El muy tonto durante una noche le dio un susto a una mujer que caminaba por un puente, con una intención chistosa, quien cayó de este y murió.
Castigo; Rio de la plata, América.
Mi bisabuelo Salgués expulsado hacia aquí, trajo consigo una tilde.
No sé que sucedió con la tilde. Ya no importa. Tenga o no tengo tilde, me encanta asustar mimos blancos tanto como le gustaba a mi bisabuelo asustar gente en los puentes.
La sangre no tiene dudas.

Salgués.

Un mensaje ha sido fusionado con un tema existente: Apuntes Valentina Salgues